Columna

NUEVO ESPACIO SEMANAL
SOBRE EL MUNDO DE LAS BEBIDAS

23 abril 2018

Con un guiño al método tradicional de elaborar espirituosas, como periodista único especializado en spirits desde hace 20 años, abro este nuevo espacio de información para que estés al tanto de lo más importante en todo lo referente a bebidas y bares. Editando la Revista BAR AND DRINKS desde hace más de 18 años, trimestralmente, vemos imperiosa el deber de comunicarnos más seguido, informándolos pero también analizando, reflexionando con juicio crítico y opinando acerca de las noticias más relevantes que van aconteciendo en la industria mundial de bebidas y de bares.

BAR AND DRINKS sigue y seguirá con su tradicional formato de publicación en papel con amplia difusión digital, ofreciendo a todos los lectores contenidos costosos de alta calidad, basados desde el año 2010 en viajes a países de todo el planeta, visitando destilerías, plantas cerveceras y los bares más top. Comunicando como ningún otro Medio de comunicación, la cultura del buen beber en lejanos destinos. Pero en un contexto donde internet y las redes sociales han posibilitado la proliferación de millones de mensajes, fotos, posteos, comentarios, selfies,pasando porlos auto-proclamados “influencers”, terminando en las pseudo-coberturas de eventos o las entrevistas periodísticas 100% amateurs; abrimos un espacio que rescata la profesionalidad a la hora de informar.

Lamentablemente hoy se vive un caos en la comunicación, épocas de sobre-información y opiniones sesgadas; de fake-news; de cualquiera dice cualquier cosa, de viralización de falsedades; de humo y vendehumo; y también de los que se ponen un traje ajeno de cronista experto. La gente que mal practica la comunicación de esa forma, lo hace solo por hobby, lo hace creyendo erradamente que cualquiera de la noche a la mañana se convierte en un periodista, aprovechando la circunstancia por ahí deque un blog tiene costo cero. Pero es tan irracional como querer ejercer la medicina libremente, a partir de “saber auto-medicarse”, ya ni siquiera pasando por googlea para lo mas básico.
Al lado de estos “nuevos periodistas” por hobby, parecen merecer un Pulitzerlos redactores de notas de color que pululan por grandes diarios, que un día escriben una extensa nota analizando la actualidad de la industria del vino -por ej.- y al día después otra de si alguien vuelve a usar reloj despertador o si las mamis usan el chat para elegir el alfajor para sus hijos más pequeños –por citar ejemplos figurados-.

Que los Medios de Comunicación en todo el mundo viven una crisis, ya no es novedad. A la causa natural de la evolución de la tecnología, debe agregarse el accionar de la industria publicitaria y las empresas anunciantes, que sin el debido debate ni análisis, fomentan lo arriba expuesto. Creen equivocadamente –salvo honrosas excepciones- que la legitimidad del comunicador basada en su conocimiento, su credibilidad y en su metodología de informar, va a ser arrasada por la dictadura de los seguidores y los likes. Como muestra, solo basta ver que prácticamente el único evento de bebidas que logró convocar a un granado sector del periodismo fue el de Estancia Mendoza en el Palacio Duhau en 2017. Para casi todo el resto, se volvió habitual que las marcas que organizan se conformen con la sola presencia de 2 o 3 blogueros que felices de ir a pasarla bien, beber algo rico y llevarse algún regalito en lo posible.Ya no parecen medir el éxito de un evento por la calidad de la convocatoria, sino por los supuestos posteos reportados por alguna agencia, pero que tampoco se toma el trabajo arduo de relevar los alcances de forma veraz.
Marcas que invierten fortunas en hermosas fiestas, en locaciones lujosas, pero con periodistas que brillan por su ausencia. Radios y programas de TV siguen habiendo de a decenas, diarios un poco menos y revistas menos, pero las marcas ya no entienden que NO alcanza con delegar a una agencia de prensa la convocatoria. No les interesa comprender que a los periodistas más importantes, a los editores, a los que ostentan trayectoria, tienen una dinámica que quedó por fuera de las marcas que durante todo el año no movieron un dedo por generar un vínculo.
En este espacio, reivindicamos en 1er lugar la profesión de periodista, para la cual además de estudiar muchos años hay que tener metodología y un saber básico; en 2do lugar la especialización que implica no dejar de capacitarse nunca, invirtiendo en costosos viajes y entrevistando a los referentes más importantes –a nivel nacional e internacional- del tema que se aborde; y en 3er lugar, en el mismo sentido reivindicar las fuentes que nutren a cada periodista serio con la información calificada.

Por último, fuertemente reivindicamos la tarea periodística a partir del análisis de la información, de buscar la verdad siempre, del pensamiento crítico como enseñan todas las carreras serias. Va en contraposición por ej. a la publicación ilimitada de gacetillas de prensa, sin ningún tipo de chequeo, sin avisarle al lector que el comunicado es 100% de una empresa.Va en contraposición también a esa equivocada corriente que cree que solo hay que publicar noticias positivas. Por una supuesta buena onda o “ética”. O no nunca leyeron un diario, o nunca vieron un noticiero de TV, tampoco un programa deportivo en los 8 canales de deportes. Sería patológico vivir tan disociado de la realidad. Que haya un periodismo de gastronomía, de vinos o de bebidas, no lo vuelve “menos periodismo”. Cambia el tema pero no la metodología ni el abordaje.Como bien dijo el colega Martín Liberman: “El periodismo tiene la función de analizar, no de apoyar. Analizar y sentar posiciones –equivocadas o no- pero no (tener la supuesta obligación de) apoyar a alguien.”
Solo un ej.: Si van a reseñar un bar o un restaurante, hay que jugarse y poner puntajes en al menos 5 ítems, ayudando al lector a entender mejor la experiencia vivida, educando su paladar, aunque eso pueda herir alguna susceptibilidad. No importa, a nadie le gusta recibir una crítica ni la mas pequeña. Pero de otro modo, seria una reseña sin mayor valor, fuera del periodismo, sin el sustento mínimo para evitar ser una publicidad encubierta. Y si lo fuera, al menos deberían cobrar por ello, porque vivir del canje por unos pesos (o solo por una cena gratis) ofende y daña la actividad.
En este trajín están los que se disfrazan de periodistas, regalando flores a cada bar, restaurante, bebida o evento que los invitan, siendo al parecer funcionales al muy corto plazo a costa de no construir credibilidad y bastardeando la profesión al regalar su trabajo: y por otro lado los que sostenemos una actividad de forma profesional, a largo plazo, redoblando la apuesta, exponiéndonos, generando más y mejores contenidos, de mayores costos cada año, en el marco de una crisis de los Medios, con colegas en la calle, con cierre de diarios, radios y desaparición de casi todas las revistas de vinos y cocina.

Los que elegimos el camino de la credibilidad, de jugársela buscando una información que incomoda o incluso detrás de la probable comisión de delitos que comprometa a alguien poderoso, debemos lidiar conpresiones de todo tipo, con levantamientos autoritarios de pautas,con operaciones de desprestigio en contra,con intentos de censura, hasta con falsas demandas por calumnias, sin ningún tipo de pruebas, con el solo fin de amedrentar. Como fuese, un periodista que se precie de tal, no va a claudicar nunca en la noble labor de comunicarpor vocación, de forma independiente, objetiva, honesta y frontal.

A todas luces, el mundo de los bares y las bebidas está en boga, viviendo una feliz primavera en la cual se acercan cada día miles de consumidores para experimentar y disfrutar nuevas sensaciones. La industria de bebidas y de bares está ante un claro desafío de desarrollarse bien, de evolucionar aprovechando la favorable coyuntura de hoy. Esto implica que deben todos abrirse al debate, a no tener miedo, a escaparle a las actitudes de cerrarse. A no dejarse confundir intencionadamente para seguir falsos gurúes sin cuestionarse cuánta verdad hay en su discurso. En el Primer Mundo toda esta situación está más que resuelta y voy a cada reunión mostrando ejemplos que sorprenden hasta los más altos ejecutivos.
Hoy incluso la Industria del Vino parece ir varios pasos adelante, debatiendo, intercambiando ideas, miradas y estrategias de comunicación que en definitiva beneficien A TODOS.
Hasta la semana prøxima!

Copyright © 2018 Bar and Drinks. Todos los derechos reservados.
Diseño web: Buccafusca