Imprimir

Vinos Frizantes

FRIZZANTE ES UNA PALABRA ITALIANA QUE DEFINE “UN VINO BURBUJEANTE”. SON LOS NUEVOS ESPUMANTES QUE COMIENZAN A ECLIPSAR EN PARTE A OTRAS BEBIDAS, CAPTANDO RÁPIDAMENTE LA PREFERENCIA DE MUJERES Y JÓVENES DE 18 A 30 AÑOS. SU DULZURA, FRESCURA Y FUERZA AROMÁTICA, MÁS EL PRECIO ACCESIBLE Y LINDAS PRESENTACIONES, TERMINARON POR IMPONER LOS ESPUMANTES Y FRIZZANTES (FUNDAMENTALMENTE LOS BLANCOS) A LA HORA DE UNA SALIDA DE AMIGOS, EN EL BAR, EL PUB O LA DISCO, ENCONTRANDO SU NICHO PERFECTO. CÓMO COMENZARON A DESARROLLARSE Y CUÁNDO, QUÉ TIPO DE VINOS SON Y TODAS LAS MARCAS DEL MERCADO ARGENTINO, EN OTRO INFORME ESPECIAL DE TAPA, UNA “MARCA REGISTRADA” DE BAR & DRINKS.

por GASTON REGNIER (PUBLICADO EN BAR AND DRINKS N°15 – PRIMAVERA 2003)

bebidas-vinos-frizantes-tapa-15

En la última década, el consumo de vinos en el mundo ha ido afirmando una tendencia hacia los vinos finos de calidad por sobre los comunes de mesa (hacia los tintos sobre todo). En Argentina, 5º productor vitivinícola del planeta, esto también fue dándose con fuerza, amén de que, como muchos países, el consumo de vinos ha ido disminuyendo a medida que crecían en el mercado otras bebidas sustitutas como la cerveza. En definitiva, se toma menos pero bebidas de mayor calidad.
Ubicados entre el champagne y el vino fino tradicional, los vinos espumantes - frizzantes (porque el champagne también es considerado espumante) dulces, frutales, frescos y livianos apuntan a los jóvenes para ir llevándolos lentamente a la cultura del vino de calidad. Introducir nuevos grupos de consumidores en la cultura del vino es una inversión a largo plazo y busca asegurar el tipo de consumo en las generaciones siguientes. Por ello, las bodegas lanzaron y van lanzando estos originales vinos burbujeantes. Bodega Valentín Bianchi, de San Rafael (Mendoza), creó una nueva división de negocios y fue la 1° al lanzar NEW AGE, un blanco dulzón, pensado para jóvenes. No podemos afirmar a la ligera que sean vinos “para adolescentes”, porque eso es menospreciarlos a ambos. Sin lugar a dudas, se constituyó en un fenómeno y terminó por inaugurar decididamente la categoría, liderándola desde el 1° minuto de su aparición.
En bares, restaurantes, discos, etc., no se pide “traenos un vino con burbujas”, un "frizzante” o un
"espumante”, sino “un New Age”, lo que significa que es un genérico, es decir, los consumidores denominan New Age a este tipo de productos, lo que marca la fuerza de la marca. Esto provocó que el resto de las bodegas del país, piense lanzar o ya lo haya hecho, su versión espumante. ¿Por qué fue un éxito desde que se lanzó en 1996? Por varias razones: pegó muy fuerte en determinado segmento de nuevos consumidores, jóvenes que no se identificaban con el champagne por lo caro, por lo tradicional, porque siempre vieron inalcanzables las marcas top, ni gustaban de los más baratos que tampoco tenían prestigio como marcas, o porque el paladar promedio de la gente (más dulzón) no aceptaba lo seco del champagne. Entonces, New Age penetró allí, en el segmento de $ 6 a $ 10 de las champañas, a $ 8 en góndola (en bares y discos $20, entre las champañas económicos a $15 y los estándar $25-30). El sabor, dulzura y frescura de New Age comenzó a cautivar. Sin una gran campaña publicitaria, tuvo la suerte de darle el tiempo necesario para que el boca a boca vaya recomendando y solidificando las fidelidades de sus nuevos consumidores.
Indudablemente no le quitó terreno al vino, aunque sí un poco a la champaña y quizás más a la cerveza.

Hay que tener en cuenta que siempre son grupos de amigos o parejas que comparten una botella de 750 cc., como mínimo 2 y hasta 4 personas en una mesa. En dichos grupos casi siempre hay mujeres y New Age, por su packaging, sabor, precio y recomendación segura de algún allegado, se empezó a meter allí, en ese momento de consumo, siendo la opción Nº1. En síntesis, salida de amigos a tomar algo, a la hora de pedir una bebida para compartir, entre champaña y cerveza, apareció New Age con grandísima fuerza, servido en balde y copas flauta. Mujeres y jóvenes tomaron la marca como propia y fueron artífices del boom del vino “frizzante”, un mercado que a diciembre de 2002 que vendía 227.000 botellas de 750cc, con aun aumento del 31% respecto a 2001 y un 59% en facturación (AC Nielsen).

Que tipo de VINO son
Las burbujas de estos vinos espumantes procede generalmente de una 2° fermentación alcohólica realizada en un tanque de acero inoxidable cerrado herméticamente. El proceso comienza con la colocación del vino base allí, al que se le agrega azúcares, alimento de las levaduras, que también se adicionan aparte, previo a ser activadas en una sala donde se les provee las condiciones propicias para su desarrollo y multiplicación, y se las somete a las condiciones que deberán soportar en los tanques con vino para efectuar esa 2° fermentación, es decir la que transforma a un vino tranquilo en un espumante. El proceso de toma de espuma es natural, ya que la levadura consume azúcar y produce a partir de ésta, una pequeña cantidad de alcohol y gas (anhídrido) carbónico, que queda incluido en el líquido formando las burbujas. En los vinos sin gas (la gran mayoría), éste se escapa de la cuba de fermentación y no llega a la botella. En otros casos se retiene esa burbuja originando los espumantes o “espumosos” naturales.
Este método se denomina Charmat y proviene del champagne. Otro método que produce los más prestigiosos es el “Tradicional” o “Champenoise”, que parten de un vino base que se embotella. Con el agregado de levaduras hace dentro de la botella la 2° fermentación, proceso que puede durar hasta 2 ó 3 años. Luego las botellas van a un pupitre y se giran 1 por 1, de manera que las borras se acumulen en el pico. Cuando ya está listo, se congelan los picos, se abren, salta el tapón de sedimentos congelados, se le agrega para rellenar un “licor de expedición” y rápidamente se encorchan, estando prontas para el mercado. En tanto los frizzantes son aquellos vinos que directamente le agregan gas carbónico al producto terminado, no tienen 2° fermentación, por lo cual sus burbujas no pueden considerarse “naturales”.

Las MARCAS del mercado
Sin dudas, el vino más exitoso de este segmento es New Age, que concentra el 60,3% del mercado (datos: ACNielsen, dic. 2002). Para no perder terreno en los tintos frizzantes, se lanzó recientemente “Bloody”, un vino muy frutado y dulce, con el aval de New Age. Hoy cada bodega va presentando su espumante blanco y/o tinto, al punto de casi ser obligatorio tener uno en el portfolio de productos, como para acercarse a la gente joven y a nuevos canales de venta como las discos y los bares, por “momentos de consumo”, reacios al vino. Más allá de las edades, pueden bien beberse como aperitivo o en sobremesa, festejos y reuniones de amigos. Pero también tiene la virtud de acompañar muy bien las comidas como pescados, frutos de mar, o con cremas, pastas o quesos suaves.

NEW AGE
Este hijo dilecto de Bodegas Valentín Bianchi en 1996 abrió el mercado y marcó el camino. Allí acertó en sus objetivos: apuntar a la mujer y a los jóvenes que estaban lejos del vino y del champagne, además de entrar de lleno al canal on premise (bares, pubs y discos) como solo sabía hacerlo el champaña líder, y encima lanzó el 375 cc. para consumo individual, cuando pocos lo habían hecho. Este vino se elabora con uvas Malvasia y Sauvignon Blanc, de los viñedos de las fincas Asti, Doña Elsa y Las Paredes de la zona de San Rafael, Mendoza, ubicados entre los 730 y 790 metros sobre el nivel del mar. Es un vino de color amarillo verdoso de tonalidad muy leve, excelente perfume frutal y floral de gran intensidad, equilibrada acidez, suave y dulce, con 30 gramos de azúcar natural de la uva por litro. EL precio en góndola es de $ 8 aprox.

BLOODY
Con el apellido New Age, la unidad de negocios “frizzantes” de Bodegas V. Bianchi lanzó este tinto en
abril de 2003 en dos presentaciones: 750 cc a $7,50 y 375 cc a $ 4,90 en góndola. Con llamativo packaging centrado en un logo estilo pop, este rosado dulce con matices violáceos muy seductores, viene dispuesto a causar el mismo impacto que el consagrado New Age, pero en la subcategoría tintos, abordada últimamente por varias bodegas. Elaborado con uvas Malbec 60% y Merlot 40% provenientes de los mismos viñedos que New Age, su aroma a bayas silvestres de frambuesa invaden las copas
envolviendo los sentidos. En boca surgen dulces recuerdos a copos de azúcar, frutas rojas y flores de violeta. Contiene alrededor de 40 grs./lt. de azúcar natural de la uva y una graduación alcohólica de 10º. Puede acompañar ensaladas y comidas con frutos de mar, también postres, siendo servido idealmente a 5°-7ºC.
En cuanto a marketing y promociones, New Age no se caracteriza por grandes inversiones publicitarias ni promocionales. Como dijimos, su fuerte fue el boca a boca. Pero, con la aparición de Bloody este invierno, se decidieron a invertir $300.000. Así estuvieron presentes en Valle de Las Leñas y Bariloche con degustaciones gratuitas en resto de hoteles y otros top como UFO Point, La Cima, Refugio e Innsbruck, fiestas y auspicios varios, además de las barras de nieve para degustar sin cargo en las pistas de esquí.

O2
Lanzado por Bodegas Chandon como Valmont Oxígeno no a mediados de 2000, fue el 1° tinto espumante del país y el 2º luego del boom de New Age. Su botella es muy creativa, transparente, serigrafiada y con el tapón de champagne a la vista, con bozal de alambre, presentadas en 750 y en 375 cc.. A fines de 2002 acertadamente decidieron relanzarlo, quitándole la marca Valmont, cambiando
el “Oxígeno” por sólo “O2” y lanzando también la versión “blanco”. Así pasaron a llamarse “O2 Rojo” y “O2 Blanco”.
Elaborados bajo el método charmat, con 25 grs./ lt. de azúcar, el Rojo es un assemblage de 4 cepas tintas: Malbec, Merlot, Syrah y Cabernet Sauvignon, de la zona de Vistalba y Valle de Uco (Mendoza). Es intenso, frutado, ligeramente dulce y equilibrado. De color rubí, su aroma es a frutas rojas frescas: frambuesa, grosella y frutilla combinados con notas de pan fresco y levaduras, con 11% de alcohol. El Blanco es fresco, frutado y redondo, elaborado con uvas Semillón con un toque de Chardonnay y de Torrontés, del Valle de Uco.
Amarillo con reflejos verdosos, su aroma es a azahar, frutos cítricos y tropicales (ananá y durazno). Tiene 38 grs./lt. de azúcar y 10,5% alcohol, presentados en 750 cc. a $7,50 en góndola.
O2 ocupa el 2° lugar en el mercado con un 17,2% de share (Nielsen), siendo el frizzante que más dinero invirtió siempre en promoción.

SEPTIEMBRE
Elaborado por Bodega Trapiche con uvas Torrontés 80%, de Finca Alto Verde en San Martín, y Sauvignon Blanc 20% de Finca La Mascota. Tiene un aroma intenso de flores blancas y frutas como duraznos y damascos, con un ligero touch de aromas cítricos. Su gusto es semidulce y fresco, su packaging es atractivo y femenino, y sabe bien combinar con platos orientales como el Sushi,
vegetales naturales, canapés o antipasto. Su slogan es "Abrí tus sentidos", ocupa hoy el 3º puesto con el 14,3% de share y su precio es de $ 7,20 en góndola.

FRIZZE
De Bodegas Peñaflor, fue lanzado junto a fines de 2001 en sus dos variedades blanco y rojo, con tapa a rosca. El blanco es Torrontés sanjuanino 80% y Moscatel Alejandría 20%. Su color es amarillo verdoso de media intensidad, con un aroma a notas cítricas, florales y también frutos tropicales. El rojo es Bonarda 80% y Syrah 20%, uvas provenientes de la Finca La Puntilla, a 660 mts., en el Valle de Tulum (San Juan).
Su color es rojo vivo de baja intensidad, su aroma contiene notas de frutos rojos, frutillas,
cerezas y moras. Es muy frutoso, de volumen en boca y baja persistencia. La graduación de ambos es de 11,5 % y el precio en góndola es de $ 3,80 la botella de 750 cc, siendo el más barato de la categoría. En cuanto imagen, al lanzar en el 2001 publicaron dos avisos en las principales revistas masivas, con el objetivo de mostrar a gente que está un paso más allá que el resto. "¿Estás Frizze?", como una forma de ver la vida, por su actitud, aunque durante el 2002 y 2003 no tuvieron comunicación alguna. Ocupa el 4° puesto con el 4,8% de share.

CLAIRE y JUBILÉ
Son la propuesta de Finca Flichman para este segmento. Claire es un blanco de uvas Chardonnay 92% y Riesling 8%. Posee un color amarillo verdoso mate, su aroma es floral y de frutas blancas (banana y ananá), es fresco y con equilibrio azúcar/acidez. El final en boca es largo y recuerda a frutas como ananá y banana. Jubilé es el tinto elaborado con Cabernet Franc 60% y Merlot 40%. Todas las uvas provienen de los viñedos de Barrancas, Maipú (Mendoza). Es de color rojo muy claro, sonrosado, con reflejos violetas. Su aroma es de frutas rojas, blancas y especies. De sabor pleno, franco, gentil y sin aristas. Es un vino de mediana intensidad. Claire tiene un 13 % de alcohol y Jubilé 12.5 %, contienen 6,35 y 9,80 grs./ lt. de azúcar, mientras que sus precios son $ 6,90 y $ 5,50 respectivamente. Flichman Claire ocupa el 5° lugar con el 1,1% de share, detrás de Rodas Afrodita de Bodegas Esmeralda, que posee el 2,3%.

Otros más nuevos

SUA
De Bodegas y Viñedos Robino, los dos frizzantes (blanco y tinto) tienen la marca de sus champañas frutados. La marca apunta directo a la mujer, viendo ya el isologo de rosas serigrafiada de su packaging. El tinto Suá es Sangiovese 60%, Bonarda 30% Ugni Blanc 10%, mientras que el blanco Suá es Chardonnay 40%, Chenin 40%, Semillón 10% Torrontés 10%, uvas provenientes de Perdriel, Luján de Cuyo (Mendoza) a 900 mts. El tinto tiene un color violáceo, brillante, con aroma a ciruelas y frutas rojas maduras. El blanco es amarillo con reflejos verdosos, con aroma floral y a fruta tropical madura. El
paladar es liviano, de estructura media que llena la boca de una longevidad corta. Tinto y blanco tienen 11,8% y 11,5% alc, con 44 y 37 grs./ lt. de azúcar respectivamente. Robino está renovando toda la línea Suá, ya que lanzaron un champaña Extra Brut y relanzaron el espumoso frutado de Limón y el de Fresas, con nuevo packaging: una botella serigrafiada con una libélula como isologo, bien femenina.

MURVILLE 55
De Bodega Fincas Andinas Andinas, de San Rafael (Mendoza), este espumante es obtenido a partir de la interrupción del proceso de fermentación de la champaña. Así quedan 35 grs./lt. de azúcar que dibuja un vino fresco y agradable en boca, con delicados aromas frutales, con un aspecto joven, atractivo por la persistencia y fineza de sus burbujas. La combinación es Chenin Blanc 70% y Chardonnay 30%, de viñedos propios de la bodega. Amarillo con reflejos verdosos, su aroma remite a lo tropical (ananá,
durazno cristalino, melón) y flores blancas. En 2003 superaron sus objetivos de venta y ya están lanzando un vino espumante natural Moscatel "Murville 75", un producto dulce con 75 grs./lt. de azúcar. Más info: www.fincasandinas.com.ar

FREEZ y NEO
Santa Florentina (la división vinos y champañas de La Riojana Coop. Ltda., fundada en 1940 y conformada por 730 familias productoras con 4100 ha. de viñedos) lanzó un par de alternativas muy válidas: FREEZ y los NEO. El 1° es un 100% torrontés, cepa típica de La Rioja, proveniente de los Valles de Famatina, en Chilecito, un remoto desierto del N.O. de Los Andes. Agradable y delicado espumante, su botella de champaña transparente sin etiqueta, que solo recorta el nombre para permitir apreciar su sutil y pálido color de rosas blancas. En boca es sensual, exótico y aterciopelado, con una pizca de limón. Su dulzura y el irresistible frutado típico del Torrontés riojano (que recuerda a rosas, pomelo rosado, manzanas verdes y ananá), mezclado con finas burbujas, lo hacen muy bebible. Tiene 7% alc. y aprox. 70 grs./lt. de azúcar. Se presenta en botellas de 750 cc, a un precio de $11
aprox. Los NEO vienen en Blanco y Rosado, Torrontés Riojano y Rosé Extreme. El 1° conserva las características clásicas de los frizzantes, combinando una moderada concentración de frutas tropicales con notas florales y chispeantes de una acidez y dulzura natural en boca. Por su parte Neo Rosé, elaborado con Bonarda 50% y Syrah 50% es delicioso y suave, con un color rubí atrayente, un aroma
dulce y sabor a cerezas, fresas y moras, combinado con una dulce y ácida expresión natural.

VIDA ORGÁNICA CHARDONNAY
De la Bodega Familia Zuccardi, este nuevo espumante 2002 es elaborado 100% con uvas Chardonnay orgánicamente cultivado en viñedos de Santa Rosa (Mendoza). Elaborado por método charmat, es de color amarillo dorado con tonos verdosos y sus aromas recuerdan a manzana verde, pera, banana y ananá, con notas de melón y miel. La entrada en boca es fresca y con buen volumen, equilibrado y de largo final. De burbujas pequeñas y persistente, tiene 12,6% alc., la producción ha sido de 6700 botellas y su precio en góndola es de $ 24, por lo que se entiende que apunta a un público más sofisticado.


Forma de consumo típica
Estos vinos burbujeantes básicamente suelen tomarse como un champagne, la botella dentro de una trapera con hielo y servido en copa "flauta", es decir, una alargada en donde puede verse el alegre viaje de las burbujas a la superficie. La coctelería con estos vinos no está desarrollada y es muy aventurado promocionar el mixeado. Puede ser que en el futuro, con un mercado mucho más desarrollado, la combinación con algún licor o destilado saborizado prenda. Sobre todo cuando los espumantes sean adoptados por los bartenders, como una bebida válida para sus nuevas creaciones, pero por el momento lejos estamos de ello, menos si se promociona en tragos con gaseosas.

Nuevas generaciones de consumidores
Los “conocedores” del vino, conservadores y ortodoxos del contenido, pero no del marketing, acusan a los vinos de la categoría que abordamos de ser productos de menos carácter, estructura y hasta que parecen gaseosas de uva con alcohol. De todos modos, son vinos con personalidad que ya ingresaron en los jóvenes, siendo agradables al paladar, suaves y dulces, muy fáciles de beber, ya que el alcohol no se siente. Con burbujas, con atributos de marca y estéticamente bellos. En todas las botellas predomina la transparencia, con etiquetas siempre relacionas a lo natural, lo fresco y lo joven. Esto hace menos solemne al producto y más cerca de la gente, menos estructurado, con marcas un poco más cool que sus hermanos tradicionales. Sus precios también están cerca de los consumidores, ya que casi ninguno excede los $ 9 la botella. Son bebidos en cualquier lugar a cualquier hora, en cualquier momento. Pero básicamente su consumo se construyó y lo sigue haciendo en el on premise, en el bar, el pub, la discoteca, en un consumo grupal, no individual. Es significativo que prácticamente ninguna bodega se anime con sus vinos “tranquilos” a llegar a los jóvenes, en otros momentos de consumo que no sea la cena. Es decir, antes y después de la comida, a la noche cuando uno toma al divertirse. Promueven sus vinos por el contenido y no por la marca (“porque el vino es bueno se vende solo”), en lugares tradicionales como en casa o el restaurante. Como el poderoso auge del vino ya excede la cena, la casa y el restaurante, notamos que las bodegas apuestan solo a los espumantes-frizzantes para otras ocasiones y lugares de consumo, allí donde compiten con todo tipo de bebidas, aunque por el momento sin una gran inversión en apuntalar marcas con publicidad. Pero claramente van ganando mercado y aportándoles nuevos consumidores. Que estos jóvenes que beben vinos burbujeantes, el día de mañana beban vinos tradicionales de las bodegas, es un tema de debate. Probablemente cuando sean adultos busquen atributos sólidos de las bebidas que tomen, no solo las ventajas racionales de la bebida en sí (sabor, aroma, permanencia en boca, acidez, taninos, el roble, el cuerpo, la estructura, etc.), sino sobre todo serán atraídos por las marcas que ellos asocian a su momentos más placenteros. Las nuevas generaciones están más propensas a nuevas propuestas, a ser sorprendidos, a las modas más descontracturadas y menos elitistas. Y por ello valoran mucho los atributos transmitidos a través de una marca, mucho más emocional que racional. Pensar en el salto de los frizzantes a los vinos tranquilos como automático es apresurarse. A los nuevos consumidores (NO SOLO MUJERES y JOVENES) deberán ofrecerles mucho más que un buen producto a un buen precio. Y eso solo se consigue con construcción de marca y comunicación, inexorablemente, sino los adultos del mañana tomarán agua mineral, cerveza y/o tragos livianos, aunque tendrán nuevas chances cuando los niños de hoy se conviertan en jóvenes.

Copyright © 2018 Bar and Drinks. Todos los derechos reservados.
Diseño web: Buccafusca