Imprimir

Tequila

AMOR A LA MEXICANA

NO EXISTEN OTROS SPIRITS EN EL MUNDO QUE NOS OFREZCAN UN ABANICO DE SABORES TAN AMPLIO COMO LOS TEQUILAS. EL ELIXIR DEL MÍTICO AGAVE AZUL ESTÁ DE REGRESO. SUPERADA LA CRISIS DE LA ESCASEZ DE LA PLANTA QUE LE DA VIDA, LA MÁGICA BEBIDA ESPIRITUOSA VUELVE A CONQUISTAR LOS PALADARES MÁS EXIGENTES. HOY CON DELICADOS, ELEGANTES Y EXCELENTES EXPONENTES, EL TEQUILA SE APRESTA A RECONQUISTAR TERRENO PERDIDO, Y REVERTIR ESA EQUÍVOCA IMAGEN POPULAR QUE LA DEFINE COMO FUERTE, RÚSTICA O ALCOHÓLICA.
SÍMBOLO CULTURAL DE MÉXICO (SU CAPITAL MUNDIAL), EL EPICENTRO SE UBICA EN EL PUEBLO DE TEQUILA, ESTADO DE JALISCO. DE ALLÍ SALE AL MUNDO ESE ENCANTO PARTICULAR EN UNA DIVERSIDAD DE ESTILOS, TIPOS, MARCAS Y BOTELLAS. EN ESTE PROFUNDO INFORME, AL MEJOR ESTILO BAR AND DRINKS, NUESTROS LECTORES PODRÁN ACERCARSE AL FANTÁSTICO UNIVERSO DE UNA BEBIDA LEGENDARIA Y ACTUAL. PARA REDESCUBRIRLA Y AMARLA.

Por Gastón Regnier (PUBLICADO EN BAR AND DRINKS N°34 – VERANO/OTOÑO 2009)

bebidas-tequilas

“En el hermoso pueblo de Tequila, Jalisco, surge un amor ardiente, puro y fuerte, como el famoso destilado que lleva el nombre de esta cálida y fértil región donde se produce”.
Así resume su sinopsis la telenovela “Destilando Amor”. Y vale para ejemplificar como la cultura del Tequila se ha expandido no solo a través de los modos habituales de cualquier bebida (publicidades, bares, seminarios, etc.), sino sobre todo a partir de poemas, canciones y hasta novelas ! Quién no recuerda el estribillo del famoso hit de la cantante Thalía, que titula esta nota:
Amor a la mexicana, de cumbia, huapango y son…
Caballo, bota y sombrero… TEQUILA, tabaco y ron!!
Todo aquello forma parte de un renovado auge por el Spirit mexicano, basado en la reconversión de la industria luego de la crisis del agave que afectó notablemente. Su escasez que produjo la discontinuidad de muchas marcas, había sido provocada sobre todo por la enorme demanda del mercado norteamericano, en la que el trago Margarita tuvo mucho que ver.

De la imagen asociada a lo recio, lo duro, lo rústico, lo fuerte del Tequila; los shots con sal y limón; pasó a la actual, más asociada a la elegancia, lo sofisticado, el diseño y el disfrute con todos los sentidos. Pero con un toque de autenticidad, tradición y herencia, que pocas bebidas conservan; aumentando su valor intrínseco y potenciando la capacidad de encantar a los consumidores de todo el mundo. Y en ello mucho tienen que ver los tequilas “100% agave”.
En este sentido, no digan que no pensaron que la copa que la modelo de tapa luce era de champagne. Seguro que sí!! Pero no. Es una fina copa Riedel para tequila, diseñada por la casa austríaca más famosa del mundo en cristalería, en conjunto con el Consejo Regulador de Tequila (México). Una muestra cabal que beber tequila ya no es lo mismo.

NACE LA MAGIA
Decenas de leyendas y mitos existen sobre el origen del Tequila. La más consensuada habla de un rayo que cayó sobre una planta de agave, la coció y luego se fermentó naturalmente. Los indios otomíes lo interpretaron como un mensaje divino, bebieron y dieron el 1° paso de una larga historia.
Pero lo concreto es que a comienzos del Siglo XVI, cuando los conquistadores españoles desembarcaron por 1° vez en México, los indígenas les dieron a beber un trago fermentado. El mismo se obtenía de cocer al vapor la planta de agave, exprimiéndole el jugo al que llamaron Pulque. Planta que consideraban sagrada, y que tenía su diosa, Mayahuel, símbolo de la fecundidad. Incluso se la llama “planta de los dioses”, por su importancia clave para fabricar una bebida tan exitosa (y rentable).
Aplicando la destilación que habían aprendido de los moros, los españoles ya radicados en México transformaron el producto fermentado en un líquido transparente y singular, al que llamaron “vino mezcal”. Fue don Pedro Sánchez de Tagle, Marqués de Altamira, en el año 1600, quien instaló la 1° microdestilería con alambiques traídos de Europa.

POR QUÉ TEQUILA?
La bebida debe su nombre al poblado situado en el Estado de Jalisco, a 56 kms al N.O. de su capital, Guadalajara, y hoy de unos 30.000 habitantes, y. Fue Don Cenobio Sauza, fundador de la marca famosa, el 1° en nombrar “Tequila” al destilado de agave. Celebridad del pueblo, hoy una de las calles principales lleva su nombre por haber ayudado a defenderlo del ataque rebelde del Gral. Manuel Lozada en 1873.

Hay varias versiones sobre el nombre.
- Que el pueblo de “Santiago de Tequila” (fundado por franciscanos el 15 de abril de 1530), lo haya tomado de los indios Tequili o Tiquilas, los primeros pobladores de la región. Aquellos a la vez, tomaron el nombre de la palabra india “tequitl” que significaba trabajo o tarea. O quizás de “tequi”, verbo que significaba cortar o trabajar, tal vez haciendo referencia justamente a las plantaciones de agave.
- O que el pueblo lo haya tomado de la palabra náhuatl (lengua azteca) “Tecuilan” o “Tequillan”, que quiere decir lugar de tributos.

Ya en el Siglo XVII la producción del destilado fue creciendo junto a la demanda, manteniéndose a pesar de los impuestos españoles. Carlos II, Rey de España, prohibió el consumo en 1785, con el fin que no se lo quitara a los vinos y licores que le exportaban, condenando al Tequila a la clandestinidad. Cuando asumió Carlos IV levantó la medida al otorgar en 1795 a José María Guadalupe de Cuervo (hijo de José Antonio de Cuervo) la 1° licencia para fabricar el destilado de agave.

GRACIAS AL AGAVE
Los españoles llamaron “Maguey” a las plantas que utilizaban los indios para hacer su bebida fermentada, porque eran parecidas a otras que habían conocido en el Caribe. Pero en el Siglo XIX, aquellos casi 400 tipos de plantas fueron clasificados y encuadrados como “agaves”.
En un principio el Agave Tequilana Weber (o agave azul), era la variedad de maguey con la que elaboraban el “vino mezcal” en Tequila, hasta que Sauza rebautizó la bebida.
El Tequila es un tipo de mezcal, pero no todos los mezcales (bebidas obtenidas por destilación de cualquier agave) son tequilas. Solo uno: el derivado del agave azul. Algo similar pasa con el Cognac que es brandy, pero no todo brandy es Cognac (para serlo debe ser originario de esa región francesa).
El agave azul crece en forma natural gracias a una combinación ideal de altitud, suelo, humedad, precipitación anual, temperatura y exposición al sol. Tiene hojas anchas, largas y fibrosas llamadas “pencas” con espinas erguidas. Se cortan todas las pencas al ras de la base hasta dejar al descubierto la piña o ‘'cabeza'' gigante, que pesa entre 25 y 100 Kg.
Le lleva entre 8 y 10 años crecer antes de ser cosechada. Durante ese período crecen pequeños brotes de la planta madre, llamados “hijuelos”, que son re cultivados para tener abastecimiento permanente y calidad.

El mezcal solo se parece al tequila en que puede ser destilado del agave (de más de 50 especies según la Normativa Oficial Mexicana -NOM 070-), aunque muy rara vez lo es del tipo azul. Además solo se destila una vez, al contrario del tequila que se destila 2 veces.
El 3° Spirit a partir de agave (especie “americana”) es el Pulque, hoy más conocido como “Maguey”.

El Mezcal es famoso por el característico gusano que a veces las botellas contienen. Una larva que crece solamente en la planta de agave, y que desde 1940 se la introdujo para cambiar el sabor. El marketing vio una excusa para poder vender más. Los más machos demostraron su condición tragándolo. Y la fama del Mezcal creció, pero aún con gusano, nunca le hizo sombra al Tequila.

NOM-EDIGA QUE NO ES TEQUILA
La Norma Oficial Mexicana –NOM 006 de 2005- establece las especificaciones que debe cumplir toda la cadena productiva del Tequila. Si una botella no lleva el sello de aprobación de la NOM con un número oficial asignado por el gobierno a la destilería, no podrá saberse con seguridad qué contiene.
La emisión de esta NOM es necesaria según la Denominación de Origen “Tequila” –D.O.C.- emitida en 1977 para regular la producción y calidad de la bebida. Por su parte, el Consejo Regulador del Tequila se encarga de verificar y certificar el cumplimiento de las normas relacionadas con el Tequila, así como de difundir y proteger la D.O.C. Tequila en México y el mundo.
La D.O.C. es una figura jurídica reconocida internacionalmente, cuyo fin es impedir que los nombres de productos prestigiosos sean convertidos en genéricos y usados libremente. En 1997 la Organización Mundial del Comercio y la Unión Europea respaldaron la del Tequila, pasando a integrar junto al Champagne, Scotch, Cognac y Jerez, la distinguida lista de bebidas alcohólicas con D.O.C.

La NOM también determina que el Tequila es un aguardiente obtenido de la fermentación y destilación de los agaves azules cultivados en una zona bien delimitada que incluye 5 Estados: Jalisco (entero), Nayarit (8 municipios), Guanajuato (7), Michoacán (30), al oeste mexicano, y sobre la costa este el de Tamaulipas (11) -ver foto mapa-.
De los 5, el Estado más importante sin dudas es Jalisco, donde se sitúa la pequeña (pero muy célebre) ciudad de Tequila.
Por ley, el Tequila debe ser producido con alcohol a partir del Agave tequilana weber azul, al menos en un 51%; y el resto de alcohol de otros azúcares (generalmente de caña).

DESTILANDO AMOR
El método para elaborar Tequila no ha cambiado mucho desde el Siglo XIX. Resumidamente: los jimadores cosechan el centro de la piña del agave; se trasladan en camiones; se colocan en grandes hornos (algunos de ladrillo y arcilla) donde son cocinadas durante 1 ó 2 días; se secan, cortan y se les extrae el jugo o pulpa que va a parar a tanques inmensos (7 Kg de pulpa para 1 lt. de tequila usualmente); allí se le deja fermentar antes de ser destilado 2 veces. Por último, es envasado o depositado en barricas para su reposo o añejamiento. Pero podemos verlo con más detalle…

PASO A PASO
LA JIMA
La cosecha o jima de la planta de agave azul es el 1° paso. Consiste en separar sus pencas de las piñas. Las pencas son las hojas anchas y espinosas del agave, utilizadas por los primeros indígenas como agujas y papel. Al cultivar, estas hojas tienen que ser cortadas en un ángulo adecuado. Se cortan con la misma herramienta hace 100 años: la coa. De mango largo, con una hoja afilada como cuchara aplanada, son fabricadas la mayoría a mano, y antes eran hechas con la piedra volcánica del volcán de Tequila.
La madurez del agave se aprecia si la penca está seca, entre 8 y 10 años de edad. Entonces, el jimador “jima” el agave. Jima es una palabra náhuatl que significa cosechar. Con la coa corta las pencas y va descubriendo el corazón (o “bola”), hasta 25 por jornada laboral.

COCCIÓN
Las piñas son cargadas en camiones y conducidas a la destilería. El Ente Regulador del Tequila hace controles a los índices de azúcar de las piñas de agave cosechadas, si no alcanzan los mínimos requeridos los retienen. En la destilería, las piñas partidas en 2 o 4, van a hornos de piedra o sino a las autoclaves: grandes ollas metálicas donde se cuecen con vapor a presión por más de 24 hs, suavizando las piñas y transformando los almidones de la planta en azúcar, que posteriormente se convertirá en alcohol. Luego se dejan los agaves cocidos que se enfríen por 1 día más.

MOLIENDA
Antes o después de la cocción, los carbohidratos o azúcares contenidos en el jugo de las piñas deben ser separados de la fibra. Los pedazos se desgarran y lavan en molinos especiales para facilitar la extracción de todos los jugos azucarados (sin fermentar), que son la base del tequila: el mosto o aguamiel. El jugo va para un lado y la fibra para otro.
En las primeras épocas, el agave se ponía en el piso y los caballos tiraban de un tronco haciendo girar una gran piedra de 2 toneladas llamada “tahona”. La piedra como rueda en círculos iba aplastando el agave para extraer el jugo, que mediante huecos en el piso se recolectaba en una pileta, para luego dejarlo 12 a 15 días fermentando.

FORMULACIÓN
Antes de la Fermentación, se preparan los mostos, pero como el Tequila tiene 2 categorías, se divide el proceso:
- Los “100% de agave” es el producto no susceptible de ser mezclado con otros azúcares diferentes a los obtenidos del agave azul. Justamente se trata de los tequilas más caros, refinados y de mejor calidad, en cuyas botellas claramente expresan "100% agave".
- Los “mixtos” son aquellos tequilas cuyas botellas no dicen “100% agave”. En su contenido puede ser mezclado con un máximo de 49% de otros azúcares, que no sean tampoco de otras especies de agave.

FERMENTACIÓN
Es la transformación de los azúcares de origen vegetal por acción de levaduras, en alcohol etílico y bióxido de carbono. Son microorganismos que comen dulce y producen alcohol a un 7%. Este paso es clave para las características sensoriales finales del Tequila. Dura un promedio de 24 a 72 hs. en grandes recipientes de entre 18 y 36.000 lts.

DESTILACIÓN
Aquí se separa en los mostos fermentados, los componentes no deseables. El proceso lo realizan alambiques tradicionales de cobre, que son muy conocidos por emplearse en varios tipos de bebidas destiladas. A través de calor, de 75 a 90°C lentamente se evaporan los alcoholes que van subiendo por ese tubo ondulado (el “cuello de cisne”), yendo hacia el condensador de agua fría. Allí el vapor gira, se enfría y se convierte en líquido. Después de una 1° destilación se logra el “ordinario” o “bruto”, con un 25% alc, pero se necesitan al menos 38% (y hasta 55%).
El “corazón” o parte central se bombea a otro alambique donde se redestila más lento. Luego se microfiltra y se estabiliza en tanques especiales antes de embotellarse, lo que le da uniformidad. No obstante, siempre se le agrega agua purificada (rectificación) para reducir el nivel de alcohol a 35% ó 40%, como con la mayoría de las bebidas alcohólicas.

MADURACIÓN
Es la forma paciente en la que el Tequila adquiere características sensoriales adicionales como aromas, color y cuerpo, que se dan por su paso por recipientes o barricas de madera. Estos cambios dependen principalmente: del tipo de madera (roble o encino); el proceso de tostado o quemado; la temperatura; la humedad de las cavas; el % de alcohol; la postura de las barricas.

El Reposado permanece en madera al menos 2 meses y hasta un máximo de 11, dándole color, suavidad, cuerpo y diferentes texturas y aromas. A más tiempo, se pone más oscuro y su nariz va cambiando, desde tonos herbales, vainilla, canela, madera, a frutos secos (nuez, avellana) y concentrando los descriptores de la madera (caramelo, café, chocolate, vainilla, canela).
El Añejo en tanto, al menos 1 año y hasta un máximo de 3, en recipientes de roble o encino, cuya capacidad máxima sea de 600 litros.
Desde marzo de 2006 se declaró una nueva categoría: Extra Añejos, con un mínimo de 3 años y sin límite máximo.

“Habiendo visitado 6 destilerías en Tequila, vi que mientras algunos procesos son estándar, otros varían muchísimo de una empresa a otra. Algunos añejan usando barriles usados por whiskey bourbon, otros en nuevos barriles de roble importados de EE.UU. o Francia, para 200 o 250 lts. La mayoría destila el alcohol 2 veces, aunque algunas marcas 3 veces, un proceso más costoso obviamente para tequilas de alta gama. Sauza utiliza un súper eficiente proceso de altísima tecnología que permite exprimir al máximo cada agave grande y así aprovechar hasta la última gota. Otros retiran con mucho esfuerzo las partes menos deseadas de las piñas, los asan durante días, y luego extraen el jugo usando una tahona––gigante rueda de piedra volcánica”, nos explicó Martín Rodríguez Lehmann, gran conocedor del tema, luego de su reciente visita a México.

RICA DIVERSIDAD DE MARCAS
Los productores de Tequila han logrado mejorar la calidad y la reputación de sus bebidas. Millones de consumidores valoran esto, se toman su tiempo para saborearlos, y con los de alta gama descubren una nueva dimensión.
Lejos están de los tequilas usados sobre todo en EE.UU. para hacer Margaritas en esas máquinas que deben recordar… Los 100% agave azul es una historia totalmente distinta.

Sin dudas, las 2 marcas más importantes en ventas e historia son José Cuervo y Sauza. Ambas con un muy desarrollado portfolio de diferentes tipos de tequilas. Pero en calidad, mucho han contribuido a reposicionar el tequila sobre todo en México y EE.UU. las marcas Herradura, Don Julio y Patrón, referencias en las categorías Reposado y Añejo.
Otras marcas que han contribuido al furor actual con tequilas 100% de agave son: Porfidio, Tesoro Azteca, Don Eduardo, Corralejo, Casa Noble, Cofradía, XQ, El Tesoro de Don Felipe, Espolón, Herencia, Reserva del Señor y Tres Magueyes, entre muchas otras.
Muchas de las marcas responden a grandes firmas extranjeras del mercado de espirituosas, en una tendencia que continúa creciendo. Por ej. Brown Forman (tequilas Herradura y Jimador); Fortune Brands (Sauza), Bacardi (Cazadores y parte de Tequila Patrón); Tequila Don Julio (50% Diageo – 50% Cuervo); Pernod Ricard (Viuda de Romero y Olmeca). La última fue la Destilería San Nicolás (elaboradora de la marca Espolón), por parte de firma italiana Campari. Esto indica a las claras el interés que ha despertado en todo el mundo.
La producción del tequila todavía es un negocio vitalmente fragmentado. Mientras que algunas de las marcas mas reconocidas en Jalisco han sido parcialmente adquiridas por multinacionales, inclusive éstas todavía tienen una producción casi artesanal. Otros negocios son familiares, con hermanos convirtiéndose en expertos de distintas partes del proceso.

CALIDAD + PACKAGING
= ÉXITO PROBABLE

Los consumidores globales vienen reconociendo la superioridad en sabor y calidad de los 100% agave. Considerada en México como de poca categoría, el tequila era hace una década bebido por las clases populares; y en EE.UU. por los estudiantes universitarios.
La aparición de los 100% agave azul y los añejos lograron transformar su consumo en una nota de buen gusto y distinción, presentados en sofisticadas botellas, sin dudas de las más diversas y coloridas de todas las categorías de bebidas.
No sólo el Tequila conquistó más paladares en su país, sino que a partir de 1995 ha experimentado una notable expansión hacia EE.UU. y Europa. Tal fue la demanda mundial, que la industria del tequila en 1999 no tuvo el stock suficiente para satisfacerla, sobre todo los de mayor gama. Esto se debe a que la cosecha es consecuencia de la demanda de hace una década, por el tiempo que le toma al agave crecer. Ni el más optimista productor tequilero hubiera imaginado por entonces el éxito.
Otro problema que debió afrontar esta industria fueron las heladas y la plaga que fulminaron el 25 % de las plantaciones. En México los productores decidieron proveer a las marcas líderes, raleando la cantidad de casas tequileras de 900 a la 3° parte, de las cuales 131 son destilerías registradas que producen 920 marcas registradas.

CALIDAD + PACKAGING + MKT
= ÉXITO SEGURO
Pero ahora la situación es otra. Más allá de la crisis económica global de los últimos meses, el Tequila estaba pasando por un momento inmejorable.
En el mercado mexicano se venden unas 8 millones de cajas de 9 lts, con un crecimiento del 5% anual. El tequila continúa siendo el Spirit que prefieren, ya que ocupa el 46,5% del mercado, seguido por el ron 21%, el brandy 19%, la vodka 8% y el whisky 5%. De las 20 millones de cajas vendidas, México se queda con el 40% y EE.UU. con el 55%: 11 millones de cajas.
Para satisfacer las necesidades principalmente de empresas extranjeras que desean embotellar sus propias marcas, el tequila a granel constituye el 80% de todas las exportaciones nacionales de tequila.

"Las clases media y alta beben menos, pero beben mejor calidad. Están saliendo de las margaritas y tratando al tequila como a un whisky de malta", sostiene Marcelo Antín, sommelier argentino especializado en tequilas. “El esnobismo tiene mucho que ver. Como se dice, ´Uno es lo que uno bebe, y uno bebe lo que uno es´”.
Tal viene siendo el desarrollo, que hasta 1800 u$s se llegaba a vender una botella de 750 ml en una reputada cadena de vinotecas en EE.UU.
Expertos aseguran que ningún tequila vale más de 34 u$s la botella, por lo que marketing y rentabilidad parecen unirse en pos de un negocio redondo.

Fuentes consultadas:
“La Guía del Tequila”, de Laurence Kretchmer, colección Mesa Grill, 1998.
Brown Forman (USA), José Cuervo (México), Diageo Argentina, Cía. Premier (ARG).


TIPOS DE TEQUILA
La Norma Oficial Mexicana –NOM- establece las diferentes categorías:

Blanco o Plata (Silver): sin madurar, proviene directo de la destilación. En algunos casos pueden asentarse por 1 mes en grandes tanques de acero inoxidable. A la vista se presentan transparente, incoloro. Son consumidos preferentemente en tragos, y su target principal son jóvenes entre 18 y 29 años.

Joven u Oro (Dorado o Gold): También conocido como “joven abocado”, es producto de la mezcla de tequilas blancos con reposados, más la adición de caramelo para darle uniformidad de color. Excepto los Blancos, todos son susceptibles de ser suavizados mediante color caramelo, extracto de roble o encino natural, glicerina o jarabe a base de azúcar. La gente lo ve dorado y piensa que es de mejor calidad porque tiene añejamiento. Error. Igual son tequilas ideales para disfrutar combinados.

Reposado: tequilas con paso de al menos 2 meses por madera de roble o encino. También puede ser mezcla de reposados con añejos. A la vista se presentan de color amarillo paja a dorado. Son lo suficientemente suaves como para beberlos puros, pero también excelentes en cócteles. El reposado es el del medio y sin dudas el “corazón” o emblema de los tequilas, ya que puede equilibrar el impulso indómito del agave destilado, con la suavidad y las notas que le aporta la madera. Van bien con comidas típicas mexicanas como guacamole, tacos, quesadillas y también con ahumados.

Añejo: Al menos 1 año en contacto directo con la madera de recipientes de roble o encino con capacidad máxima de 600 litros. Este mayor contacto crea una sensación de sabor compleja que lo asemeja con whiskies, rones o cognac, ya que muchas veces las características de la madera tapan las de la materia prima, en este caso el agave. A la vista se presentan de color ocre a ámbar. Ideal por supuesto para el after dinner o acompañando postres.

Extra Añejo: Al menos 3 años en contacto con madera, lo que es decir muchísimo para un tequila. Una categoría muy nueva, de solo 3 años en el mercado, y por ello casi no utilizada por las marcas hasta ahora. Target y precios se posicionan arriba. Solo para conocedores.

LA RUTA DEL TEQUILA
por Martín Rodríguez Lehmann
Llegué a Tequila una tarde de 2008, “Pueblo Mágico” como dice su slogan, ubicado a 60 kms de Guadalajara. Me llevaron unos amigos productores de agaves y tequila que tienen una fábrica en el Valle de Amatitán, muy casera y linda, justo atrás de la de Herradura. Ahí me quedé en el hotel Plaza Jardín, en la calle José Cuervo…
Me encontré con un pueblo muy amigable, el típico que gira en torno a su plaza, donde toda su gente se reúne por las tardes a escuchar bandas de música de estilos mariachi o similares; comer tacos en la calle, ir a bares o a misa.
En sus faroles de plaza, bancos, paredes, se puede ver la imagen del agave como ícono.
Pude visitar las haciendas de Mundo Cuervo, Sauza, El Tequileño, Los Abuelos, Casa Herradura, Cofradía, destilería Rubio, Gran Agave y la Escuela del Tequila. Allí en la última, cumplí mi sueño de trabajar por un rato como jimador.
Imaginen que hoy existen 119 productores, por lo que hay muchas opciones para elegir, de las cuales 108 no son del tipo industrial, sino micro, pequeños o medianos productores. En c/u se puede encontrar un encanto, mucha cordialidad y deseos de regresar pronto.
La verdad que soy partidario de no comprar paquetes turísticos en mis viajes, lo digo porque si piensan ir a Tequila y se suben a esos trencitos con forma de barril, para ver los campos de agaves desde la ruta. Aunque hayan sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2006, es lo mismo que no hayan ido. Yo diría que visiten las fábricas, que pidan que los lleven a los campos a ver una jima en vivo, o tomar tequila directo de un barril. Comer tacos en una esquina, ir al bar “La Capillita” a tomarse una “Paloma” (trago largo con limón y gaseosa de pomelo, y vaso coronado de sal). Por la noche no dejar de ir al “Carajos”, bar del pueblo donde se van a divertir seguro. Pasear por las afueras, hacer trekking por el volcán de Tequila, y siempre mantenerse entonado con un tequila, si es 100% de agave mejor aún...

LA EXPERIENCIA TEQUILA EN BS.AS.

De la mano de un consumo extendido 1° de vinos, y luego de whiskies, vodkas y rones premium y ultra premium, el tequila muy pronto comenzará un camino similar. Los amantes del buen beber en ARG van a ir conociendo y demandando tequilas de buena calidad, reconociendo la diferencia que proponen los 100% agave azul.
Un sitio válido para vivir una “experiencia” placentera con el tequila, Por concepto y ubicación, podemos destacar a LUPITA (Báez 227). Un restobar mexicano, en la cuadra más importante de Cañitas, con una barra imponente (allí hicimos la producción de tapa de esta edición), y la pretensión de rescatar la cultura culinaria del país del Tequila, los Jalapeños y tantas cosas ricas. Y por supuesto la Virgen de Guadalupe, que da nombre al lugar y custodia desde un enorme mural en la barra.
Más info: www.lupitaweb.com.ar.

Copyright © 2018 Bar and Drinks. Todos los derechos reservados.
Diseño web: Buccafusca