Imprimir

Pineral

EL “GRAN APERITIVO ARGENTINO”
ESTÁ DE REGRESO CON MUCHO PARA DECIR

ÍCONO NACIONAL INDUDABLE. SU BOTELLA ESTUVO Y AÚN ESTÁ PRESENTE EN LA AMPLIA MAYORÍA DE LOS BARES DE TODO EL PAÍS, POR LARGAS DÉCADAS. LANZADA EN 1864, EN EL MISMO AÑO QUE HESPERIDINA, CON PINERAL SON LAS 2 BEBIDAS ARGENTINAS POR EXCELENCIA. AHORA ESTÁ DE REGRESO, PROMETIENDO VOLVER A OCUPAR CON SU PERSONALIDAD EL LUGAR PROTAGÓNICO QUE TUVO EN LA ÉPOCA DE ORO DEL APERITIVO, APROVECHANDO ESTÁ MODA QUE REVALORIZA LO VINTAGE. UNA RICA FÓRMULA ORIGINAL A BASE DE HIERBAS AROMÁTICAS, CÁSCARAS DE FRUTAS CÍTRICAS Y CARAMELO, CON 29,5% ALC., ES ELABORADA DESDE 1974 POR “LICORES ARGENTINOS S.A.” CON LA MISMA RECETA DE SUS CREADORES EN EL SIGLO XIX: LOS ITALIANOS HERMANOS PINI. SEÑORES LEVANTEN SUS COPAS… PINERAL, EL GRAN APERITIVO ARGENTINO, ESTÁ DE REGRESO.

POR GASTÓN REGNIER (PUBLICADO EN BAR AND DRINKS N°43 – OTOÑO 2012)

bebidas-aperitivos-pineral-bot

PINERAL ES UNA MARCA LLENA DE HISTORIA. Casi 150 años (que va a cumplir en tan solo 2 años) acompañando a los argentinos, formando parte de sus costumbres por varias generaciones, sin dudas es una bebida que tiene mucho para contar. Para que los nuevos consumidores la redescubran. Y vean cómo ha hecho para seguir viva y con aires de renovación, “El Gran Aperitivo Argentino” (como reza su etiqueta) busca conquistar nuevos paladares.
Mucho ayuda también la moda que está hace un tiempo revalorizando las bebidas con mayor trayectoria; a las marcas centenarias tienen mucho para contar; y sobre todo a los Aperitivos que siendo el alma de la cultura de bebidas en Argentina, regresaron al centro de la escena. Y en un contexto donde lo “retro”, lo “vintage”, ha cobrado una enorme valorización.

PINI, PINITO, PINERAL Y MEDALLAS

HERMENEGILDO PINI, nacido al norte de ITALIA, en el pueblo de Lierna sobre el Lago de Como, fundó en Buenos Aires en 1864 PINI HERMANOS & CÍA, la (auto-titulada) “empresa licorera más importante de Sudamérica” por entonces. Su producto estrella resultó ser el aperitivo PINERAL, que según descendientes de la familia, fue inventado por su primo ACHILLE PINI también de Lierna, que vino a Buenos Aires a trabajar con Don Pini.
La misma fuente refiere que los hermanos Pini hicieron Pineral como una réplica local del antiguo bitter “Aperital Delor” francés. Bebidas por entonces pensadas como tónicos, reconstituyentes estomacales, estimulantes y vigorizantes, algo usual en el Siglo XIX.

EL NOMBRE no debe aclararse de dónde proviene: era la bebida preferida del tano Pini, inmigrante como tantos miles que trajeron al país el gusto por los aperitivos (vermouth, bitters y fernets), que después de un siglo y medio está más vigente que nunca.
Un PINITO fue el isologo de entrada y hasta hoy en lugar central de la etiqueta, vinculado al nombre, pero sin tener relación alguna con ningún sabor derivado del pino.

PINI hizo la que los grandes industriales de bebidas hacían en Europa: participar con sus productos en grandes ferias y concursos internacionales. Así, consiguió para su Pineral una racha impresionante de MEDALLAS Y PREMIOS, que lucen orgulloso desde su etiqueta hasta hoy.
Entre los muchos premios, diplomas y condecoraciones obtenidas entre 1881 y 1907, figuran:
-GRAN PREMIO: Exposición Universal San Luis (EE.UU.) 1904; Internacional, Milán (Italia) 1906.
-CRUZ AL MÉRITO: Roma (Italia) 1903.
-GRAN DIPLOMA DE HONOR: Exposición Italo-Americana, Génova (Italia) 1892.
-MEDALLAS DE ORO: Exposición Turín (Italia) 1898; Buenos Aires 1898; Gran Premio Museo París (Francia) 1900 -1904; Paris 1905; Montevideo 1907.
-MEDALLAS DE PLATA: Exposición Italiana en Buenos Aires 1881; Gobierno Nacional 1881; Continental Bs.As. 1885.
-DIPLOMAS DE HONOR Y MEDALLAS DE BRONCE: Exposición Bremen (Alemania) 1884; Concordia 1886; Paraguay 1907.

Entre 1881 y 1907, la gran cosecha de premios le dio a la bebida de los Pini reconocimiento internacional. Y lo increíble radica en que muchos de sus mejores Premios, los obtuvo en Italia, la patria de los creadores y cuna por excelencia de los Aperitivos.
Todo esto seguro le habrá valido a Don Pini llegar a ser, nada menos que, Presidente de la Unión Industrial Argentina en 1922.

LA FUERZA DE LA PUBLICIDAD

La llegada de millones de INMIGRANTES ITALIANOS al puerto de Buenos Aires, que consigo trajeron todas sus costumbres, generó el desarrollo de los APERITIVOS. Vermouth, Amaros, Bitters y Fernets empezaron a llegar importados y pronto a elaborarse en Argentina, sobre todo cuando la 1ra Guerra Mundial en Europa impidió el normal desenvolvimiento del comercio.
Es conocida la mentalidad empresaria italiana, siempre muy acertadamente proclive a la promoción y publicidad de sus productos. A fines del Siglo XIX y comienzos del XX, todas las marcas italianas de Aperitivos se volcaban a la publicación de los más variados AVISOS GRÁFICOS, y Pineral nunca estuvo exento de esta tendencia. Tanto es así, que Don Hermenegildo Pini puso una empresa de publicidad.
Al comienzo, con slogan bien propios de la época, apelando a las propiedades “reconstituyentes” para la digestión. “Tonifica y prepara el estómago para los alimentos”; “Proporciona a todos los que lo toman: salud, vigor y alegría, por sus cualidades tonificantes”, afirmaban en sus avisos.

En estas páginas podemos ver varios ejemplos de su gran protagonismo en el mercado. No solo con avisos, también con un variado merchandising, que llevaba grabada la frase “OBSEQUIO PINERAL”: bandejas de plata, relojes suizos de bolsillo, ceniceros de bronce, antiguas máquinas de afeitar, destapadores, etc.
Sin dudas, nos animamos a decir que Pineral junto a Quilmes y a Cinzano, han sido las marcas que entre los años ´30 a ´60, más objetos promocionales han repartido en los bares argentinos.
Muchos de estos objetos, incluso Acciones de 1968, son coleccionados por nuestro experto y amante de las bebidas (y de Pineral en particular) SEBASTIÁN BOSSI. Tal es así que en mayo de 2005 brindó una conferencia en la Universidad de Palermo llamada “BEBIDAS AUTÓCTONAS ARGENTINAS - PINERAL y Hesperidina: Casi 150 años de historia. Sus orígenes, evolución, auge y estado actual en el mercado de bebidas”.

No se sabe bien por qué, pero la imagen de un DIABLO fue apareciendo a lo largo de los años en afiches, además en forma de ceniceros (de bronce y de plomo). 2012 parece ser el año del “recupero diabólico”, y la marca se apresta a reutilizar esa imagen.

LA MAGIA DEL FILETEADO

2012 también ha sido el último cambio en el PACKAGING. Aunque Pineral ha sido históricamente una marca que mantenido, más que ninguna otra, su estética, con una botella y etiquetas bien similares a lo largo de las décadas, en este 2012 el cambio significativo fue el paso del vidrio verde de la botella hacia lo transparente.

Su ETIQUETA “porteña” es una de las más lindas e interesantes, tal vez del mundo. Y no exageramos. Hasta el reciente cambio sostuvo un precioso FILETEADO PORTEÑO,
un estilo artístico de pintar y dibujar típicamente porteño, que se caracteriza por líneas que se convierten en espirales, colores fuertes, el uso recurrente de la simetría, efectos tridimensionales mediante sombras y perspectivas, y un uso sobrecargado de la superficie.
Las etiquetas conocidas de Pineral datan de 1940, 1990, 2005 y marzo de 2012. La última con varios cambios introducidos por OSVALDO PISANI y su hijo JUAN Francisco, el más evidente es el reemplazo del fileteado porteño por grandes hojas verdes; el fondo celeste del pino en el centro de la etiqueta; y la ausencia de la Cruz al Mérito de 1903 como premio. Resaltaron la P y el pinito; y con las hojas da una sensación de mayor frescura. Pero conservando siempre la magia y energía de colores vivos, con predominio del verde y el rojo; en la tradicional botella de litro, cuya forma ha permanecido intacta con el paso del tiempo.

De aquellos años de esplendor de mediados del Siglo XX, llegó el ocaso para la empresa de los Hermanos PINI. La vendieron en 1974 a la firma LICORES ARGENTINOS de la familia PISANI, también de origen italiano.
Los Pini habían llegado a vender 50.000 cajas de 12 botellas en las mejores épocas, bajando con los años a unas 2.000. Actualmente ronda las 3.600 cajas de 12, con previsión de un rápido aumento de las ventas a partir del lanzamiento de una campaña promocional, con el aporte de su recientemente nombrado Brand Manager, MARTÍN RODRÍGUEZ LEHMANN, más un renovado impulso comercial.

Con la fórmula de los Hermanos PINI, aunque desde 1980 con 29,5% alc. en lugar de los 36% originales, Licores Argentinos continua elaborando Pineral en su planta productora en Lomas de Zamora, al sur de la capital. Allí donde Pineral se elabora conservando su estilo y personalidad tan distintiva, también producen la histórica HESPERIDINA para Bodega Tres Blasones; además de la antigua Hierroquina, un bitter rojo, un aperitivo Americano, fernets, licores de línea, vodkas, gin, whiskies, licores al tequila, cañas, etc. propios y para terceros (ver en www.licoresargentinos.com).

CON TANGO PROPIO

Muy pocas marcas pueden darse el lujo de tener una canción propia. Que sea un TANGO certifica la autenticidad histórica de Pineral, ligada al sentir porteño. Más conocido por ser el creador del tango “El Choclo”, el compositor ANGEL VILLOLDO le dedicó en 1905 un tango instrumental llamado “Pineral”.
Pineral creció con el Tango, el nuevo estilo musical de los suburbios, las márgenes sobre todo portuarias de Buenos Aires, a fines del siglo XIX. Fecundado entre esos hombres inmigrantes que vinieron a hacer la América, dejando en la tierra natal sus mujeres, padres, familias, amigos. Fueron los primeros consumidores de Pineral, sin dudas. Con el tiempo se extendió a todo el país, y se hizo fuerte en las pulperías y adoptada por los gauchos.

Pasó casi un siglo desde aquel tango Pineral, para que este porteño aperitivo sea nuevamente homenajeado en una canción, que nos remite al sabor de Buenos Aires, sus bares y noches. "Noche de narices frías por yirar de bar en bar. UN PINERAL PIDE EL CANTOR, Fernet piden los demás. ¡UN PINERAL PIDE EL CANTOR, Fernet piden los demás!", dice el estribillo de la canción “EL CANTOR”, del grupo de rock “Pez”. Mucho más contemporáneo, lo incluyeron en su disco "Convivencia sagrada" (2001). Una letra evidentemente tanguera, con música de rock.

Como si fuera poco, en 2007 el grupo MIRANDA grabó un video donde aparece un 1er plano de la colorida etiqueta de Pineral. Y parece no haber sido la última aparición de la histórica marca argentina.

MIL FORMAS DE DISFRUTAR PINERAL

En la GOLDEN AGE de la coctelería argentina, donde próceres de las barras como PICHÍN, Eugenio Gallo, Rodolfo San y Manolete eran protagonistas de la mejor época, el Pineral era una marca muy utilizada en sus recetas. No era casualidad, además del enorme impulso publicitario, el Pineral siempre ostentó una gran versatilidad para las mezclas.
La marca ya aparece en libros de coctelería argentina en 1920, y en varios otros editados hasta 1970. Por ej. el cóctel “Argentino” de 1930, que llevaba Pineral, Hesperidina, Ginebra, y Triple Sec, refrescado en copa cocktail (pequeña).

Desde el 2003 en adelante, un grupo de bartenders precursores de la Alta Coctelería local, contribuyó decididamente a poner de moda las bebidas argentinas olvidadas, pero de buena calidad, y sobre todo aperitivas. Bartenders de los más destacados como TATO GIOVANNONI, tienen a Pineral entre sus marcas preferidas. Fue así como este Aperitivo comenzó a estar desde entonces presente de nuevo en las cartas de los bares más top de Buenos Aires, y pasó a ser revalorizado por las nuevas generaciones de bartenders.

Hace pocos años apareció un libro incluyendo una receta con PINERAL, del barman clásico OSCAR CHABRÉS (ex Claridge Hotel). “Porteño” tenía 0,5 oz de Pineral; 1,25 oz Hesperidina, y 2 oz. Gancia; refrescado, en vaso de whisky con hielo; y decorado con cereza y rodaja de naranja.
Por otro lado, este año el bartender ARIEL “SAMU” ZEITUNE de larga trayectoria, propuso en su bar Jasper (Av. Córdoba 5981, Palermo) un cocktail con 1,5 oz. Pineral; 0,5 oz vodka Skyy; 0,5 oz. Hesperidina, y 1,5 oz jugo de pomelo; batido, en copa cocktail.

El experto sommelier SEBASTIÁN BOSSI recomienda al Pineral solo, con hielo, con agua o soda, pero también con Sprite, Tónica, y con Bitter rojo!!
También sostiene que es un excelente condimento para un Bloody Mary, pero sobre todo es fundamental para perfumar el Clericot o la Sangría argentina. Hace 3 años salió publicado en un recuadro en el diario “Perfil”, su PONCHE con Pineral. El “Negrito” llevaba en una jarra 500cc de Pineral, 750cc de vino Malbec o Bonarda (jóvenes sin madera), 2 oz. de licor triple sec, azúcar, jugo de un limón y medio, rodajas de naranja y limón, y mucho hielo. Para compartir con varios amigos.

Como bien mostró BAR AND DRINKS TV en su programa nro.32 (del 11/mayo 2012), en el restaurante CARDÓN de Martínez el trago de bienvenida a cada comensal desde hace meses es PINERAL CON JUGO DE POMELO y almíbar de jengibre, en vaso corto. Idea del propietario Guido Maffía, es un “welcome drink” exquisito que abre el apetito y es parte importante del servicio de alto nivel que ofrecen.

Es tan versátil, que incluso puede tomarse en una discoteca directo con Energizantes; pero fundamentalmente es su gran oportunidad ser tenido en cuenta para ricas CAIPIS, ya que su sabor y frescura armonizan perfecto con frutas y cítricos.

EL GRAN APERITIVO ARGENTINO PARA REDESCUBRIR

Cuando los hermanos Pinni crearon la fórmula del Pineral, no sabían que elaboraban una bebida tan compleja y sabrosa que un siglo y medio después seguiría en pie y gustando. Aperitivo con aire tanguero y gusto a múltiples hierbas, reinó entre los años ´30 a ´60, pero hoy tiene las ganas de volver a ocupar un lugar en todas las barras: las top, la de bares de barrio y las de los hogares. 

La marca conserva muchos fanáticos, que no dudan en sostener que que tiene un sabor cercano al bitter alemán con cabeza de ciervo de los maestros cazadores, tan de moda en el mundo. Aunque no tan anisado y mucho más dulce (caramelo), creen que es un aceptable sustituto, sobre todo pensado en la relación precio/calidad y un precio 4 veces menor.

Los argentinos deberíamos tomar esta botella con toda su historia y arte, y compararla con otras europeas. Se puede seguir mostrando con orgullo una de las pocas cosas que verdaderamente representa el legado de la Industria nacional de antaño; con la tradición y costumbres históricas de nuestro país, el querido PINERAL. Tan nuestro como el Tango.

Fuentes consultadas:
Información suministrada por el investigador y coleccionista de objetos históricos referidos a esta bebida, Sebastián Bossi; Licores Argentinos. 

PINERAL: APERITIVO AMARO

Elaborado sobre la combinación de una treintena de Hierbas aromáticas (muchas de las cuales son importadas), cáscaras de cítricos, caramelo, y una base de alcohol, PINERAL es un Aperitivo del tipo conocido como “AMARO”.
Para entender más sobre lo que hablamos, es importante recordar la clasificación de los APERITIVOS: los A BASE DE VINO (ABV); y los A BASE DE ALCOHOL (ABA).
Los ABVino deben tener al menos el 75% de vino, agregando o no alcohol. Nacieron en el este de Europa para corregir algunos defectos del vino de esa época, a partir del agregado de brandy, especias y hierbas.
El VERMOUTH es el principal (de tipo “Torino” o italiano, dulces, como los Biancos y Rossos; y los secos del tipo francés como el Dry). Vermouth proviene de “Wermut”, en alemán “Ajenjo”. Los alemanes elaboraban un vino con esa hierba que se hizo más famosa por el Absenta. Cambió a “VERMOUTH” cuando se popularizó su consumo en las cortes francesas del siglo XVIII; nombre que se mantuvo en Italia, y que en Argentina se popularizó como VERMÚ o VERMUT.

Los ABAlcohol se obtienen por destilación o maceración de hierbas en alcohol destilado, con hasta un 75% de vino. Acá entran los “Americanos”, a base de alcohol y una pequeña proporción de vino blanco. Pero básicamente hay 2 tipos de ABA: “AMAROS” y “PASTIS”, cuya génesis es bien diferente.
Los AMAROS al igual que los Vermouths se pensaron con fines médicos. Amaro proviene del sabor amargo de los ingredientes, debido a las hierbas, especias, raíces, flores, cáscaras de frutas y cortezas utilizadas, junto al agua, azúcar y alcohol.
Italia es el país con mayor tradición en el consumo de Amaros, considerados como digestivos, poseen un color oscuro y un gusto amargo, más o menos endulzado con azúcar.
Los AMAROS se subdividen a su vez en:
BITTERS (está los rojos italianos, y los oscuros que se usan en gotas para aromatizar);
y QUINADOS (que aquí entra el PINERAL, pero también abarcan los Fernets, el Cynar, Dubonnet, etc.).

Los APERITIVOS son elaborados seleccionando y dosificando las hierbas, raíces y especias a utilizar. Luego se maceran o se infusionan en alcohol, agua o en una solución hidro-alcohólica.
Una MACERACIÓN es la extracción en frío de los sabores y aromas de un componente sólido, cuando se mezcla con un líquido (agua o alcohol), y puede durar semanas.
Una INFUSIÓN, en cambio, se usa calor para acelerar el proceso, y en general se hace solo con agua. Después viene el filtrado de los líquidos aromatizados, y se mezclan con vino o alcohol.
Luego todo reposa en toneles para amalgamar sus características, y en los cuales no interviene el vino.

Vale aclarar que APERITIVO hoy se considera a una bebida o tipo de Trago consumido en el momento previo a una comida. El ritual conocido como “el momento del aperitivo” lleva décadas, y le da nombre a bebidas y a cócteles (en inglés llamados “pre-dinner”). Pero el “Aperitivo” en sí, técnicamente, no es un tipo de bebidas como se piensa, sino una situación de consumo.

NOTAS de CATA de PINERAL (por Gastón Regnier):

De color marrón oscuro con reflejos verdosos; sus intensos aromas son dulces y remiten en una 1ra nariz a cáscara de naranjas y hierbas. Levemente medicinal, se percibe ese balance acertado de diferentes hierbas y raíces, con grata frescura.
De entrada en boca suave, fácil y dócil, muy dulce, caramelo y cítrico.
Evoluciona rápido hacia lo especiado y herbáceo. Aparece un regaliz intenso, con notas medicinales, cáscara de limón, y un amargor característico. Complejo y redondo.
Su final es agradable, persistente, bajando el amargor. Su retrogusto lo llevan las cáscaras cítricas y delicado equilibrio de hierbas, que invitan a seguir bebiendo una y otra vez.

LO MEJOR DE PINERAL:
CASI 150 AÑOS DE HISTORIA 100% ARGENTINA, DESTACÁNDOSE POR SUS PUBLICIDADES EN LOS AÑOS ´30 A ´60, Y EL VARIADO MERCHANDISING CON EL QUE SE PROMOCIONÓ.
SU PACKAGING ES UN PUNTO FUERTE, ONDA VINTAGE, CON UNA ETIQUETA MUY PINTORESCA.
UN APERITIVO AMABLE, RICO, MUY VERSATIL PARA MEZCLAR, IDEAL PARA CAIPIS.
PODRÍA LLEGAR A SER UNA ALTERNATIVA NACIONAL AL BITTER ALEMÁN HOY DE MODA.
LA MARCA EMPIEZA A RENOVARSE DE LA MANO DE LICORES ARGENTINOS.

Copyright © 2018 Bar and Drinks. Todos los derechos reservados.
Diseño web: Buccafusca